martes, 10 de marzo de 2009

Dislexia y Humor


Aunque nos parezca gracioso, la dislexia no es cosa de risa. Hay que tener en cuenta que un niño/a con este trastorno que no haya sido diagnosticado a tiempo, va a arrastrar esta dificultad a lo largo de toda su vida haciéndole más complicado su proceso de aprendizaje, ya que la herramienta básica para la adquisición de nuevos conocimentos no es otra que la lectoecritura.

Visitas recibidas